Páginas vistas en total

sábado, 24 de abril de 2010

El alcalde defiende en Madrid el potencial económico y cultural de Málaga.

Asegura que esa fortaleza de la ciudad la convierte en la mejor candidata para ser sede de la caja única andaluza.

(...) "Málaga no hace enfrentamiento con Sevilla, bajo ningún concepto", indicó el alcalde, para quien "el problema" no es con la capital hispalense, sino con el "centralismo autonómico de la Junta", que tiene su sede en ella.
El regidor malagueño cosidera que Andalucía ha repetido con Sevilla el mismo fenómeno del centralismo que España con Madrid, con la diferencia de que éste último era "aceptado" históricamente y "normal" y el otro es "nuevo (desde 1977, con el impulso hacia la autonomía) y difícil de entender".
Además, manifestó que no pueden establecerse comparaciones con Cataluña en este sentido, porque esta tiene una ciudad líder y en Andalucía "hay varias ciudades líderes que tienen que tener su papel". "Falta un mapa de distribución de competencias que tiene que hacer la Junta", subrayó.
(...)

Diario Sur
16.10.2010

Centralismo y localismo.

El Mirador.
Teodoro León Gross.

(...)
(...) En Andalucía, de hecho, el problema del localismo es posterior al centralismo -éste arranca en los ochenta con Borbolla- y no han sabido cortar esta hemorragia en treinta años. Ese es uno de los fracasos históricos del socialismo andaluz. Los localismos son una herencia de ese error.
(...) en toda la región se percibe los privilegios de Sevilla, desde Jabugo a Los Vélez, desde La Carolina a Sanlúcar, desde Salobreña a Fuente Obejuna. Hasta que la Junta no acepte esto, en lugar de fantasear con teorías más cómodas, sólo ensanchará el fracaso. (...) -las últimas: fondo europeos, estructura hidrográfica -como resistencia al centralismo trasnochado pero aún voraz de la Junta.
Andalucía no tiene un problema de localismos, como sostiene el PSOE, ni un problema de centralismo, como sostiene el PP, sino dos problemas: centralismo y localismo. Y con seguridad va a continuar así porque unos y otros están cómodos con la situación. Ahí queda la última bronca de la capitalidad cultural. Desde Sevilla vuelven a trasmitir insensibilidad por los equilibrios territoriales y en las ciudades periféricas están encantados con la coartada para teatralizar la dignidad ofendida. (...).

Diario Sur.
20.04.2010